Celdas de presión


Pressure Cells

Las células de presión se utilizan generalmente para medir tensiones en roca, suelos, hormigón o el contacto hormigón-suelo u hormigón-roca (por ejemplo, bajo un terraplén o dentro del revestimiento de hormigón de un túnel).

Las aplicaciones más comunes son:

  • Túneles (Método NATM)
  • Presas de tierra
  • Terraplenes
  • Cimentaciones
  • Medida de la tensión en la masa de hormigón
  • Muros pantalla

Las células de presión están constituidas por dos placas de acero inoxidable soldadas, rellenas de aceite desaireado y conectadas a un transductor de presión por medio de un tubo hidráulico. Las dimensiones de la célula y la forma (circular o rectangular) pueden ser elegidas en función del tipo de instalación.

Las células de presión de tierras tienen una almohadilla sensible a la presión de un lado, conectada al transductor de presión por un tubo de acero rígido. El transductor de presión es un sensor de cuerda vibrante debido a la larga duración esperada mediante esta tecnología.

En túneles, se emplean frecuentemente las células de presión para el monitoreo de la presión en la masa de hormigón. Sisgeo tiene dos modelos de células de presión para NATM y revestimientos de túneles:

  • Células de presión NATM L112: células radiales y tangenciales que cuentan un transductor de presión con un conector integrado para la lectura directa con el lector portátil C6002MV;
  • Células de presión L111: células radiales y tangenciales que pueden ser personalizadas en forma, dimensiones, modelo de transductor y rango de medida. Estas células permiten la lectura local o remota.

Las células de presión de tierras y las L111 pueden leerse mediante con una unidad de lectura portátil (CRD-400 o New Leonardo) o conectándolas a un datalogger (OMNIAlog) para la adquisición automática de datos y alertas.